martes, septiembre 01, 2009

El misterio de la vela doblada, de Edgar Wallace (1916)


Hace nada comentaba mi admiración por el gran escritor inglés Edgar Wallace. Precisamente a partir de una novela bastante mediocre. En fin, si en La celda de la muerte nos encontrábamos a un Wallace de evidente tono menor, sucede todo lo contrario con la presente: aquí el autor inglés se nos muestra en toda su esplendorosa efervescencia en un caso cuya resolución se prolongará a lo largo de muchos años. El subcomisario de Scotland Yard T. X. Meredith, un investigador con iniciativa y capaz de solucionar los crímenes y problemas más peliagudos, en ocasiones utilizando métodos abiertamente ilegales, presentados por Wallace no como un defecto sino como una virtud (todo es válido en aras de acabar con los criminales: ha pasado casi un siglo y está claro que el bueno de Meredith hoy en día sería un héroe a todas luces políticamente incorrecto), se enfrentará al misterio de su vida en esta aventura absorbente y complicada, apabullante en sus sorprendentes vericuetos y fascinante en su desarrollo.

Enfrentado a la maldad del joven y enigmático millonario griego Remington Kara, la persecución que Meredith sostendrá imperturbable sobre él se prolongará incluso tras la muerte del villano. Plagada de giros en apariencia imposibles y golpes de efecto medidos con maestría y dados con magistral efectividad, todo funciona a la perfección en esta arrolladora aventura criminal.

La joven Belinda Mary Bartholomew es una más de las excelentes heroínas de Wallace: atrevida, divertida, inteligente y más que capaz de tomar la iniciativa cuendo es preciso. Y sus encontronazos con Meredith dan lugar a unos diálogos chispeantes e ingeniosos, en los cuales la trama se ve enriquecida con un flirteo encantador.

Entre los muchos misterios que nos plantea la historia, se incluye el clásico del crimen en una habitación cerrada por dentro, del cual su mayor exponente lo encontraríamos en John Dickson Carr, salvo que Wallace no construye toda una novela alrededor del mismo, sino que supone un hecho en apariencia inexplicable más dentro de los muchos que nos regala esta novela.

Entretenimiento de alta calidad, sin duda El misterio de la vela doblada es una de las grandes novelas de Edgar Wallace. Otra más. Al comentar La celda de la muerte afirmaba que si uno nunca había leído a Wallace, mejor no comenzar con ella. Opino todo lo contrario de la presente. Si desconoces la obra de Wallace, con ésta te engancharás a él. Ni lo dudes. Y si no sucede así, olvídate.

WALLACE, Edgar. El misterio de la vela doblada. Traducción de María Luisa Vilariño Durán. La Coruña: Ediciones del Viento, 2009. 235 p. Gran Viento del Oeste; 21. ISBN 978-84-96964-38-9.

No hay comentarios: