miércoles, junio 04, 2008

Insólitas ofertas


Si afirmo que soy un devoto de las publicaciones de la EC, confío en que a nadie le sorprenderá. En fin, qué os puedo decir de Tales from the Crypt, The Vault of Horror y The Haunt of Fear ahora que podemos disfrutar de todas ellas publicadas cronológicamente en español en esos maravillosos tomos de Planeta bajo el epígrafe Clásicos del terror. Hay historietas excelentes en esos tebeos, pero incluso cuando alguna baja el listón de calidad, lo que no se puede negar es que, leyendo varias seguidas, crean un ambiente mórbido, macabro y espeluznante que ningún aficionado al género debe desdeñar. Aficionado de los de verdad, no de los que leen comics o ven películas de nuestro género sólo para echarse unas risas.


Vale, vale, yo también me río con algunas, qué remedio.


También soy un modestísimo coleccionista de material de la Warren: Creepy, Eerie (bueno, de esta revista no tengo ni un número, jejeje), Vampirella, Famous Monsters, Vampus... ¡Hay un montón! Pero en esos locuelos 70 había más, muchas más.


Conservo cuatro números de la extraña Hora T (tenía más, pero no consigo encontrarlos), con excelentes aventuras de El hombre araña y La zarpa de acero.


Pero, y aquí comienzo ya a pisar terreno resbaladizo, sigo comprando (no compulsivamente, no soy coleccionista de verdad) cuando los encuentro, o voy releyendo los viejos si no doy con más, alguno de aquellos cuando menos curiosos comics que proliferaron por esos años: Dossier negro, Delta, Infinitum 2000 y Escorpion (así, sin tilde). Ya, ya, hay más, pero procuro limitarme a éstas por el momento porque mi presupuesto no da más de sí. Escorpion en concreto es ciertamente abisal. Pero le tengo cariño. Recientemente descubrí que la misma editorial había sacado otro puñado de títulos terroríficos. Pude echarles un vistazo en una reciente feria del libro en mi ciudad. Disculpad que no recuerde los nombres, pero si conocéis Escorpion, pues imaginad lo mismo tanto por dentro como por fuera salvo que con títulos del tipo Terror, Horror, etc. Así de directo, a saco a lo que importa y sin buscar metáforas en el nombre porque aquí no estamos para florituras. Ahora me da rabia no haber comprado alguno, pero creedme que dejé tan vacíos los cajones de los Creepy y los Dossier negro que sólo uno más habría significado el desastre (lo fue, pero mi conciencia se quedó tranquila pensando que al menos había podido resistirme a un puñetero tebeo; sí, idiota consuelo, pero como soy idiota, pues me consuela).


¡Pero ya está bien! ¿A qué demonios viene este rollo infumable, estos recuerdos ñoños cargados de retórica retropopera? (Aviso: la razón que doy tiene la lógica de la serie de televisión Perdidos).


Pues que leyendo el número extra de abril de 1973 de la revista Vampus, aparte de algunas buenas historietas, me he topado con esta excepcional página de publicidad, Insólitas ofertas, que no he podido reprimir mostraros aquí. Si pincháis sobre la imagen podréis contemplarla en tamaño grande, como corresponde admirar semejante joya. Y, atención, porque si admirable resulta lo que ofertan, mejores aún son los textos descriptivos.


De las "descomunales garras de monstruo" se afirma que son "terroríficamente nauseabundas y repugnantes". Eso sí, "permiten todos los movimientos de las manos consiguiendo el más espectacular y macabro efecto". Siendo así, me las pido.


De la "mano cortada", todo un clásico, me encanta la primera frase: "Tamaño natural, en repulsivo color cadáver". ¡Cómo resistirse! El texto da unas ideillas de cómo utlizarla en forma de magníficos bromazos.


De las "espeluznantes máscaras" destacaría que consiguen "un realismo pavoroso". Y, por descontado, los tres modelos: Satanás, Bestia de las cavernas y Espectro errante (en este último, el dibujo lo que muestra en realidad es una cara de bruja, pero hay que reconocer que no deja de ser "espeluznante").


La "estremecedora calavera" es un objeto que no necesita publicidad para desear uno comprarla, pero el deseo se hace mayor si se puede leer junto a su ilustración correspondiente cosas como "color hueso de varios siglos de antigüedad" (¡¡¡varios siglos!!!), que nos puede resultar útil hasta para "recitar a Hamlet" (aquí le doy un 10, un sobresaliente como un camión, al anónimo autor de estos textos por su excelente sentido del cachondeo macabro; lo digo en serio, ¿eh?) o, jeje, que se le "pueden colocar dos bombillitas en los ojos". No sé qué hago que no estoy rellenando el cupón de pedido ya.


Y por último, el objeto que casi me atrevería a decir que es mi favorito en lo que a texto descriptivo se refiere. Por desgracia no lo acompaña un dibujo demostrativo. De este genial artículo no voy a decir nada. Mejor que vuestros ojos lo lean y vuestras mentes lo asimilen. Tranquilos, no daña el cerebro.


Bueno, no daña al mío, jajajaja (risas macabras... ¡No! ESPELUZNANTES).

3 comentarios:

Pesanervios dijo...

Los comics de la EC eran estupendos. Me encantan los de la Weird fantasy y los de la Weird science, algunas de sus historias no tenían nada que envidiar a los mejores capítulos de la dimensión desconocida, por poner un ejemplo.

El anuncio es casi, en sí, un objeto de culto. Jejjeje. ¡Que pasada!

¡Un abrazo!

Sherezade dijo...

Ains, que tiempos aquellos en los que leia Creepy y el dossier negro... Cierto es que no tengo mas que unos pocos ejemplares porque el dinero se me escapaba entre los albumes de Esteban Maroto, las Kiss Comics y por supuesto, la espada salvaje de Conan. Si es que no se puede tener mas de un vicio a la vez... te arruinas!

Pero me encantaban los anuncios de estas revistas eran impresionantes. Aun recuerdo con cariño los monos marinos! los compramos y no vimos nada de nada en aquella pecera.

Offtopic: Me vi las dos temporadas de Master of horrors y me gustaron mucho en general. La primera temporada mejor que la segunda pero habia algunas historias muy buenas. En especial la de Joe Dante y sus zombis votantes! En general hubo bastante cambio de la primera a la segunda temporada. Arggg tengo que escribir un post.

Besos

Llosef dijo...

Amigo Pesanervios: al final no escribí nada acerca de los "Clásicos de la ciencia ficción" de la EC por no convertir el comentario en una lista de títulos, pero estoy totalmente de acuerdo contigo: son historietas muy buenas. Y, hay que reconocerlo, en conjunto superan a las de terror. No entiendo por qué los seguidores de la ciencia ficción (a mí me encanta, pero no he leído lo bastante) no le han levantado ya varios altares. Quizá porque se pasan el día llorando porque no consideran su género en los medios. ¿Por qué ese empeño en que traten a Dick como si fuera un Antonio Gala de la vida? ¡Si lo que hay que hacer es pedir que esos gacetilleros de tres al cuarto lo respeten!

Vaya, se me escapó la vena abuelo Cebolleta. Pido disculpas.

Querida Shere: con cosas así, el Íker Jiménez llenaría tres programas de su "Cuarto milenio".

Me explico: si no comento lo de la ciencia ficción tras pensármelo un rato, ahí que aparece Pesanervios (nuestro jumpin, que se trae un baile de nombres que pa qué) para comentarlo. Al poco, me pienso si comentar el contenido del Vampus que me estoy leyendo. Decido que no por lo mismo: no quiero hacer una lista de nombres sin más. Hete aquí que en ese Vampus hay un dibujante que no me gusta mucho, pero que sé tiene muchos fans y que haría interesante el ejemplar para muchos. ¿Y quién es ese dibujante? ¡Sí! Esteban Maroto. Justo cuando me preguntaba si alguien que yo conociera era fan.

Pero me dejaré de tonterías e iré a lo importante: los monos marinos. Cierto: ¡qué anuncios! Con lo tonto que yo era (bueno, sí, y lo sigo siendo), lo que más me sorprende a día de hoy es que jamás llegué a creérmelo. En fin, no se puede tener todo.

Y más Íker: llevo ya tiempo dándole vueltas a mi falta de estilo y clase, pues prometí comentar todos los epidodios de Masters of Horrors y ahí que lo dejé. Cualquier día acabo la tarea, no digo que no, pero como nunca tengo prisa...

En fin, a mí de la serie hubo 4 epidodios que me encantaron, varios que me dejaron a medias pero que están bien, y un buen puñado que me resultaron bastante cacafutis. Mis cuatro: el de Carpenter sobre la puñetera película maldita ("Cigarette Burns", muy raro), "Family" de John Landis (puro EC), "Sounds Like" de Brad Anderson (con ecos de algunos de los mejores cuentos fantásticos jamás escritos, "La caíada de la casa Usher" de Poe y "La mansión de los ruidos" de M. P. Shiel, pasando por el magnífico episodio de Buffy Cazavampiros "El alcance del oído": el mal que afecta a sus protagonistas es el mismo) y el sorprendente y entrañable "The Black Cat" de Stuart Gordon (me pareció un homenaje hermoso y sentido de verdad, de manos del diretor que menos indicado parecería para ello, a la figura de Poe). Homecoming, el que comentas de los zombis votantes, dirigido por Joe Dante, me gustó, pero un poquito menos que estos.

¡Y, por favor, escribe ese post!