jueves, marzo 21, 2013

Los 39 escalones (1915), de John Buchan




“- Perdone- dijo-, esta noche estoy un poco nervioso. Verá, da la casualidad de que en este momento estoy muerto.” (p. 10)

Puedes leer el comentario a este libro en la página de cine El antepenúltimo mohicano, bajo el título Espías en el páramo, AQUÍ








BUCHAN, John. Los 39 escalones. Barcelona: Planeta, 1985. 1ª ed. 155 p. Best-Sellers Serie Negra; 29. ISBN 84-320-8639-8.

4 comentarios:

Richard P dijo...

Este verano he visto una interpretación cómica de la historia para teatro, me gustó mucho.

http://www.montereycountyweekly.com/events/2012/jul/13/46404/

Llosef dijo...

¡Qué buena pinta! Buscando imágenes de portadas del libro di con algunas fotos de una representación teatral. ¿Sería esta? ¡Cuatro actores haciendo 139 papeles, vaya locura!

Tanto el libro como la película son muy divertidas, así que ya había base para hacerlo todo más cómico aún.

¡Saludos, Richard!

Merchi dijo...

Lo he leído hace unos días y me ha divertido mucho. Tengo dos versiones de esta novela en película. Una, por supuesto, es la de Hitchcock, con ese encanto en blanco y negro donde el director se inventa otra trama que, a pesar de ser ingeniosa y divertida, no refleja realmente la novela. La otra versión es del año 1978, protagonizada por Robert Powell y dirigida por Don Sharp, que si intenta parecerse algo más a lo que el escritor ideó. Sin embargo y como algo normal en el cine, también aquí le buscan una novia a Richard Hannay, entre otras historias que no se leen en el libro. Es bastante interesante de ver. Un abrazo, tu blog me ha resultado muy bueno ;)

Llosef dijo...

¡Muchas gracias, Merchi!

A mí la película de Hitchcock me encanta. Es verdad que él y sus guionistas lo cambian casi todo, pero a mi gusto para mejor. Hitchcock era un enamorado de los libros de Buchan, y se nota porque aunque las acciones cambian, sí que queda mucho del espíritu de la novela. Estuvo a punto de rodar otra de las aventuras de Hannay, "The Three Hostages", pero desistió de su proyecto.

La versión de Don Sharp no la he visto, pero me gustaría.

¡Un abrazo!