miércoles, julio 17, 2013

EAM # 43: La guerra de los mundos, de Byron Haskin (1953)


Parece que hubieran pasado siglos desde que escribiera este artículo para la página de cine El antepenúltimo mohicano, pero no. En cualquier caso, aquí está mi comentario a esta fantástica película, La guerra de los mundos (The War of the Worlds, 1953), una producción de George Pal dirigida por Byron Haskin, dos genios con una cantidad magnífica de maravillosos y extraños títulos en su haber. No siempre muy apreciados por los amantes del género fantástico, quizá porque siempre huyeron del elitismo y buscaron hacer películas para todos los públicos, sobre todo Haskin, un artesano que venía del departamento de efectos especiales capaz de dirigir clásicos como La isla del tesoro (Treasure Island, 1950) y Cuando ruge la marabunta (The Naked Jungle, 1954) o rarezas fascinantes como Robinson Crusoe de Marte (Robinson Crusoe on Mars, 1964) y El poder (The Power, 1968). De manera especial, suele ser muy poco valorada esta adaptación de la obra maestra de H. G. Wells, una obra que a mi gusto es una de las grandes cimas del cine de ciencia ficción, y si bien no alcanza la profundidad de la misma novela o de otras películas con las que comparte género, sí que posee grandes momentos, inolvidables secuencias que a día de hoy se pueden considerar modélicas por su realización y geniales por su capacidad de generar pura emoción. 

Podéis leer el artículo




Y qué decir de las naves marcianas: ¡jamás las ha habido más alucinantes!



La secuencia en la que los marcianos acosan a la pareja protagonista en la cabaña abandonada es una delicia, un ejemplo perfecto de tensión y terror.



Jeje, los marcianos apenas si los podemos entrever, otro gran acierto de la peli. Por si os despistáis viéndola, aquí tenéis a uno de ellos. El pobre parece más asustado que los humanos.



Todas las escenas de la ciudad desolada por el ataque marciano son sensacionales. ¡Cuántas películas apocalípticas habremos visto y qué pocas igualan estas imágenes! Igualar digo, que copiarlas, muchas.




Y esas escenas de la ciudad siendo arrasada por las naves espaciales de otro mundo... ¡Si no disfrutáis y sois felices con esto, de verdad que no entiendo qué hacéis visitando este solitario blog!


8 comentarios:

Francesc Barceló dijo...

Sin duda Byron Haskin más que un artesano era un maestro del cine fantástico. He visto todas las películas que citas de él y son clásicos absolutos. Habría que reescribir la historia del cine y poner en su sitio a mucho pedante sobrevalorado. Saludos.

Llosef dijo...

¡Hola Francesc! Bueno, al menos por el momento podemos conformarnos con el hecho de que "Cuando ruge la marabunta", esta sí, está considerada sin discusión una de las mejores películas de aventuras jamás rodadas... ¡Un saludo!

Reddis de Reus dijo...

Hola, k tal? Esta "Guerra de los mundos", la que yo siempre llamo "de 1953" para diferenciarla de cualquier otra versión, sin duda es una de las pelis que más me marcaron en mi infancia y adolescencia, y no paré hasta poder grabármela -en VHS, que en aquella época era el no va más-; un clásico de la CF de los 50, como "Cuando los mundos chocan", "El planeta prohibido", o "Ultimatum a la Tierra", y alguna más que no recuerdo. Creo que todavía anda la grabación por mi casa, pero ya va siendo hora de que la busque en DVD.
Un saludo, y bien por el blog, y tus colaboraciones "paralelas".

Llosef dijo...

¡Hola Reddis! Todas las que citas son películas maravillosas. ¡Yo no me canso de verlas! ¡Gracias por tus palabras y un saludo!

WOLFVILLE dijo...


Madre mia, veo esto y comparo con la de Spielberg y viva la diferencia. Que asco de remake!!!!

Llosef dijo...

Wolfville, adoro esta película de Haskin, perooooo... ejem... la versión de Spielberg reconozco que también me gusta mucho, jeje.

Merchi dijo...

Hola, me has hecho buscar la peli en DVD, tantos años sin verla. Pero mí es una de las películas que más recuerdo de mi infancia y ya de mayor, cuando he vuelto a verla, me ha encantado de nuevo. Genial en todos los sentidos.

Llosef dijo...

¡Hola Merchi! Genial no solo que la hayas recuperado, sino que te haya gustado tanto como entonces. ¡Si es que es una maravilla!