viernes, agosto 10, 2007

Cuentos góticos, de Elizabeth Gaskell (1851-1861)


Si bien aplicar el término gótico a este conjunto de relatos se me antoja poco adecuado, hay que reconocer sin embargo que no puede resultar más atractivo. Y digo que no me parece adecuado porque no encontraremos aquí a todas esas jovencitas tontuelas en apuros imposibles, a esos familiares terribles que hacen sufrir sin cuento a sus desvalidas primas o sobrinas, ni esas ruinas envueltas en brumas de misterio y horror, ni pasajes ambientados en las románticas, por entonces, España o Italia, ni volveremos tan atrás en el tiempo como para hablar de época medieval. Aunque igual me equivoco, porque todo esto que afirmo no estar presente en estos relatos, de alguna forma sí que lo podemos encontrar. Porque las protagonistas de los relatos de la inglesa Elizabeth Gaskell (1810-1865) se encuentran por lo general bastante desvalidas, pero más por su condición de mujeres en la época en que transcurren los cuentos que por el hecho de que la autora lo considere el sexo débil. Al contrario, pese a las condiciones sociales adversas, sus protagonistas mostrarán siempre una fuerza de carácter admirable. Y claro que aparecen familiares que uno jamás los quisiera para sí (los de La maldición de los Griffiths o La bruja Lois, por ejemplo), y algunos de ellos transcurren en el pasado (de nuevo La bruja Lois como el caso más claro de relato de raigambre histórica), pero el afán de realismo característico de la autora, su cuidado con el dato y la ambientación exactos, la falta de erotismo y compulsión sexual soterrada y de requiebros fantásticos llamativos o histriónicos la alejan definitivamente del género.

Referirnos a este conjunto de relatos como cuentos fantásticos tampoco sería del todo correcto, pues no todos lo son, si bien La historia de la vieja niñera debería figurar, a mi gusto, en todas las antologías de cuentos de fantasmas que se preciaran de resultar eso mismo: antológicas.

En cualquier caso, quizá su adscripción genérica sea lo de menos: estamos ante unos cuentos narrados con una prosa elegante y certera, de ritmo preciso y que, lejos de florituras fáciles, rezuma gusto y belleza en cada página. Un estilo que pese, como ya indicaré, a determinados giros argumentales decididamente folletinescos, resulta de una modernidad pasmosa. Porque donde la Gaskell siempre ha demostrado su maestría, esa forma de escribir que reta al tiempo, lo vence y hace inmortal a quien así la posee, es en su perfecta creación de personajes y la forma en que los hace vivir en un entorno determinado descrito con precisión.

El primero de los nueve cuentos aquí incluidos es Desapariciones (1851). Como si la Gaskell nos hubiera invitado a tomar el té, nos cuenta, entre misteriosa y divertida, diversas historias de desapariciones al estilo de la que magistralmente narrara Nathaniel Hawthorne en Wakefield. Personas que se van de viaje por unos días y no se vuelve a saber de ellas, que van a un recado y si te he visto no me acuerdo o que se sientan en el porche de su casa y ése es el último recuerdo que de sí dejan a sus vecinos. Entre la crónica negra y el cotilleo entre amigos, es el estilo pausado y agradable de nuestra autora lo que nos hace leer con una sonrisa en los labios, aunque no todo lo que nos cuenta sea para reír. Pero uno imagina a esta dama victoriana hablando, llevándose su tacita a los labios y mirándonos entre aterrada y burlona, y creo que entenderéis por qué, al menos yo, no puedo sino rendirme a sus encantos.

La historia de la vieja niñera (1852) es un fabuloso y modélico cuento de fantasmas. Una mansión desolada en medio del páramo, el frío cortante y el aullador viento del invierno, la nieve que cae cubriendo todo con un espeso manto blanco sobre el que camina una niña que no deja huellas en ella. Y que golpea sin hacer ruido las ventanas de la casa llamando a sus habitantes, clamando por que no la dejen morir de frío allí fuera, y que llora y gime en silencio. Una música de órgano que desgarra con su sonido espectral las solitarias noches. En fin, nada nuevo visto desde ahora, pero narrado con tal fuerza y convicción que lo parece. Relatos como éste crearon todos los modelos, todas las claves de los cuentos de aparecidos que se repiten hasta hoy. Por eso su lectura resulta tan moderna: porque las fotocopias posteriores son un reflejo pálido del esplendoroso original. Mi favorito de estos nueve.

En La historia del caballero (1853) la Gaskell nos narra una crónica de robo y crimen. Un cuento tan sencillo como entretenido y absorbente. Cuando las cosas se cuentan tan bien, cuando la ambientación es perfecta y los personajes están cuidados para hacerlos creíbles, auténticos desde su primera aparición, no es tan importante que no haya lugar para la más mínima sorpresa. Y la confesión frente al fuego de una chimenea, el crimen contado en una compulsión culpable, resulta excelente.

En La clarisa pobre (1856) el tratamiento de los personajes es demasiado moderno para ser considerado gótico, aunque una joven en apuros y la presencia de monjas pobres y un convento que representa un templo de expiación nos haga pensar en algunas de las constantes del género. La manera en que la Gaskell muestra la brujería y el enfrentamiento entre religiones (que alcanzará un grado superior en La bruja Lois) denota que, al menos ella, no vivía en el pasado: la tolerancia con la diferencia y la comprensión hacia el otro inundan el carácter de los personajes dando forma a sus acciones. Y son estos personajes, dibujados con maestría y precisión, lo que hace que este relato se eleve sobre el lugar común, pues es bien cierto que, en especial en su tramo final, cede a ciertas convenciones genéricas del folletín decimonónico. Lo mejor de todo, por supuesto, es la terrible maldición que emponzoña las vidas de aquellos que hacen acto de presencia en la historia. Las pocas páginas en las cuales aparece el doble diabólico de uno de los personajes son estremecedoras (pensé en la madre de Sophie de la segunda temporada de la impresionante serie de televisión Carnivàle). La única pega quizá sea esto mismo: que son pocas. Pero fantásticas, repletas de auténtico sentido del horror.

En La maldición de los Griffiths (1858) Elizabeth Gaskell se descuelga con un drama desaforado en toda regla: un matrimonio celebrado a escondidas, amores rotos y destrozados por el destino, muertes accidentales que curiosamente suceden en los momentos más oportunos para el relato... Todo esto no tendría interés si no fuera porque nuestra autora resulta admirable, de nuevo y siempre, en el dibujo de los personajes: atenta a los más mínimos detalles del carácter, cualquier mirada o gesto define en su totalidad una actitud vital. Mantiene la sensación de lúgubre ominosidad durante la narración gracias a que desde la primera página ya sentimos sobre nosotros la fuerza ineluctable de la maldición que se cierne sobre los protagonistas. Los páramos solitarios barridos por el viento del norte de Gales, el mar que no puede aportar paz a unos espíritus torturados, las casas gélidas habitadas por personas vencidas por la oscuridad de la existencia y un odio ancestral... Un buen relato lastrado por sus excesos folletinescos. Tan triste, tan deprimente, que por fuerza me ha enganchado.

La bruja Lois (1859) es quizá el relato más conocido de su autora, al menos aquí en España, pues es el que se suele recoger en las antologías, sobre todo en esas dedicadas a escritoras y literatura fantástica. Es un cuento perfecto en lo que concierne al reflejo de qué demonios es eso del fanatismo religioso y los excesos que provoca, en la recreación de un ambiente angustioso y claustrofóbico en el cual los únicos sentimientos posibles son el miedo, el odio y la locura colectiva. Eso sí, siempre en nombre del dios de turno. Una auténtica marea ciega al más mínimo atisbo de razón, en el que lo divino y la superstición más abyecta son uno. Gaskell, como es habitual en su obra, funde un relato con ciertos toques folletinescos (en especial en lo que se refiere a la desvalida protagonista, huérfana y sola en una tierra extraña, acogida por familiares que la desprecian por sus diferentes creencias religiosas, si bien, pese a su indefensión y tal como dije al principio de esto que estoy escribiendo- un mamotreto que sólo tendría cabida en mi cuaderno número 16 de notas de no existir este agujero negro llamado blog- acerca de las protagonistas femeninas, muestra una fortaleza de carácter a la hora de mantenerse firme en lo que cree bueno y correcto que no sólo para mí la quisiera, sino que la alejan de la típica damisela gótica en apuros: es una joven de dieciocho años del siglo XVII que debe vivir en un entorno hostil y enfermo) con una recreación histórica documentada y precisa, en este caso el Salem de la celebérrima caza de brujas. Inolvidable resulta la vorágine en la que nos envuelve la narración: una bola de nieve de puro odio que arrasa todo lo que encuentra a su paso (ya, ya, utilizo una imagen para describir esto ya muy quemada, pero es lo que hay). Pero nunca buscando un culpable o reduciéndolo todo a una historia de buenos y malos: la Gaskell es formidable dando vida a sus personajes, ya lo he dicho como doscientas veces, y todos, hasta el más despreciable, no deja de ser una persona atribulada, enloquecida o cegada por lo que le rodea, por el lugar y las circunstancias en las cuales se desarrolla su vida. Nunca pierde de vista que está contando un caso de histeria colectiva, donde el fanatismo religioso tendrá sus líderes, pero sólo se tornará criminal cuando los miembros de la congregación, actuando como masa (¿recordáis Furia de Fritz Lang?), se contaminen apurando hasta la última gota de su tósigo. Como se indica en la contraportada del libro, este relato es un ejemplo impecable de cómo buscar dentro del género del horror sus fundamentos reales.

La rama torcida (1859) no es otra que el hijo descarriado capaz de robar a sus propios padres. Lo mejor de este relato, a mi gusto uno de los más flojos de los aquí incluidos, es la fuerza y la diestra caracterización de, otra vez, los personajes. Bueno, y cierto ataque nocturno a una casa. Pero tal vez el tono resulta en exceso moralizante y el hijo, esa rama torcida de marras, no posee ningún matiz aparte su maldad. Aunque en la vida real, hay que reconocerlo, la maldad se suele presentar sin matices ni atenuantes en ocasiones. No utilizaremos esto, pues, como un elemento negativo del relato.

Pero si, como he dicho, este relato quizá sea el que menos me ha convencido, permitidme que os ponga un ejemplo de por qué su lectura será siempre recomendable y un placer.

A ver, cuento un poquito sin destrozar la trama general. El joven Benjamin, nuestra rama torcida, se aparta del buen camino, de sus padres y de su futuro con Bessy, su prima, con la cual tenían previsto casarle. Idea ésta que a ella le encanta, todo sea dicho, y que él explota sólo con el fin de engañar a su familia y sacarles la pasta para sus correrías. Antes de marcharse a Londres para vivir una experiencia que todos temen apartará definitivamente a Benjamin de su lado, éste se muestra hosco con su padre y autoritario y rezongón con su madre. Sin embargo, para la enamorada Bessy tiene algún cumplido interesado. Y ella contesta:

“-¿Tanto han cambiado mis ojos desde la última vez que los viste que tienes que hablarme de ellos de ese modo?- le preguntó-. Preferiría con mucho ver que ayudas a tu madre cuando se le cae la aguja de punto y en la oscuridad no puede recogerla.

Pero Bessy recordaría el hermoso comentario de Benjamin sobre sus ojos mucho tiempo después de que él lo olvidara y no pudiera ya decir de qué color eran.” (p. 379)

El enfado de Bessy por la actitud distante de Benjamin cede ante el amor que siente por él. Pero este párrafo no sólo es magistral por mostrar estos sentimientos de manera tan prodigiosa, destrozando y anulando lo que pudieran tener de tópico, sino por lo que anuncian del futuro, impregnándolo todo de una insoportable melancolía, de una profunda tristeza: el fruto del presente que se marchitará con el tiempo. Y en cinco líneas.

Curioso, de ser cierto (extracto de una carta del señor Richard Whittingham) (1860) supone una auténtica sorpresa por varios motivos: primero, porque en este cuento Elizabeth Gaskell se lanza de cabeza en el terreno del fantástico más brillante e irónico (me recuerda un poco al Washington Irving del maravilloso Rip Van Winkle por el tono utilizado, si bien no llega tan alto) a costa de los protagonistas de los tradicionales cuentos de hadas (se puede jugar a identificarlos), y segundo, porque muestra un luminoso sentido del humor tan punzante como ingenioso. El invitado a quien todos toman por quien no es (en realidad se trata de un paseante perdido que busca albergue) asiste así a una curiosísima convención que en ningún momento deja de serlo, sea cierto o no su relato. Resulta extraño encontrar este cuento en un conjunto tan sombrío. Pero se agradece la liviandad y la intrascendencia si no se cede a la estupidez. Una simpática delicia que nos permite tomar aire antes del drama final.

Y este drama final es el titulado La mujer gris (1861), quizá el que más características góticas posea: joven confinada en un lúgubre castillo, un marido con un terrible secreto que la atormentará y una huida desesperada y plagada de peligros y desgracias sin cuento. Sin embargo, el punto de vista adoptado (es la propia joven la que narra la historia) lo aleja de la tradición que asentara la Radcliffe. La persecución a la que somete a su joven esposa y a su sirvienta el despreciable y criminal marido (que su belleza y buenos modales alejan también al mismo de la imagen de malvado al uso) transmite página a página toda la angustia de saberse acosado y con pocas probabilidades de escapar. Emocionante, en especial cuando nuestra joven heroína queda atrapada en la habitación de su esposo, si bien se hubiera agradecido que su tramo final no resultara tan predecible.

Así, una lectura que recomiendo a aquellos que no buscan sólo sorpresas en las tramas, sino que se deleitan con una historia bien contada. Con un clásico indiscutible (La bruja Lois) y otro que debería serlo (La historia de la vieja niñera).

GASKELL, Elizabeth. Cuentos góticos. Traducción de Ángela Pérez. Barcelona: Alba Editorial, 2007. 541 p. Clásica; 94. ISBN 978-84-8428-348-5.

16 comentarios:

Shere dijo...

Hola Llosef,

Gracias por pasarte a leerme! que sepas que aunque no te comente, siempre te leo y me dejas con los dientes largos por no poder leer los libros que recomiendas.

¡Ah! ya tengo en mi poder la primera temporada de Master of Horrors. Ya te diré cuando empiece a verla.

Muchos besos

des dijo...

De nuevo magnifica entrada... gracias Llosef

Llosef dijo...

¡Gracias a vosotros por pasaros por aquí!

Shere, me gustan tus cuentos: seguiré leyéndolos.

Des, ya me pasaron la trilogía de Teruo Ishii. Creo que me gustará. Acabo de ver que tenéis muchos comentarios nuevos de pelis, y varias que desconozco. ¡A apuntar!

Shere dijo...

Hola Llosef,

Estoy viendo la primera temporada de Master of Horror y por ahora sólo llevamos 5 vistos (sí, del 1 al 5). Por ahora me han gustado, me parecen buenos guiones pero Dario sigue eligiendo unos actores horribles (no físicamente), Tobe Hooper con esa puesta en escena tan cool pierde un poco de ritmo pero vamos, me lo estoy pasando pipa que es lo que importa.
Eso si, el final de chocolate es un poco... pchis pchas...
Bueno, cuando terminemos con la primera temporada, empezaremos a buscar la siguiente.

De series que haya visto, la última ha sido "Dark Angel" de James Cameron, en plan postapocalíptica.

Muchos besos,
M.

Peter Sinclair dijo...

O está usted de vacaciones en alguna paradisíaca isla rodeado de lujuriosas nativas o su prolongada ausencia no tiene justificación. Se le echa de menos. El pueblo exige que comparta su sabiduría.

abrazos ;)

Llosef dijo...

Amigos Shere y PS:

Primero, Shere. A ver, a ver... Últimamente no estoy dando con ninguna serie nueva así que me impacte. Estoy esperando nuevas temporadas de Perdidos (la tercera ha conseguido que el fanatismo que se me iba ahogando vuelva con fuerza), Weeds, Dexter y no sé si alguna más. Como me las pasan me despreocupo un poco, la verdad. Con Masters quiero seguir haciendo los comentarios, pero como ya dije en alguna parte tendría que ver otra vez casi todos y no merece la pena en muchos casos. Pero bueno, se me acerca un invierno tan vacío que seguro tendré tiempo. ¡Avísame si das con algo especial!

Peter, ni isla, ni paradisíaca, ni mujeres, y ya de libidinosas ni hablemos... Pero sí de vacaciones. No he hecho grandes cosas, pero no he parado en casa. He hecho recopilación de cientos de cómics (ahora estoy leyendo el estupendo Deadman de Neil Adams) y he aprovechado con mis amigos de Sevilla para revitalizar mi gusto por el ajedrez. Allí tengo un amiguete que es una máquina (2220 de ELO o así: vamos, a un paso de ser maestro). Nos dio lecciones, nos enseñó su último trofeo de campeón y le pedí me recomendara unos libros (su biblioteca, muy grande, está formada ÚNICAMENTE por libros de ajedrez: esto es frikismo y lo demás querer y no poder) así para principiante idiota, esto es, para mí, y me señaló cuatro que compré con rapidez pasmosa. Son muy fáciles de localizar y muy baratos (de 7 a 12 o 13 euros). Seguro que los conoces, pero por si te interesa la listilla, hay un par de Capablanca (Fundamentos del ajedrez y el de Lecciones), uno de Kasparov, 24 lecciones, y el clásico Manual de ajedrez de Emmanuel Lasker: las lecciones, mejor de los maestros, ¿no?

En fin, ya en casa otra vez, espero recuperarme pronto. Estoy preparando una cosilla para el blog, pero no sé si quedará bien.

¡Abrazos para los dos!

Y gracias por visitar el blog.

Llosef

Peter Sinclair dijo...

Pues no conocía esos libros, sólo tengo un par de ellos (uno sobre la vida de Bobby Fischer) que me regaló hace tiempo un primo mío con el que jugaba cuando era crío, yo normal y él a ciegas. Me machacaba, por supuesto. En esto del ajedrez he sido un autodidacta que aprendió jugando de pequeñín con su hermano y luego contra máquinas o, cuando podía, contra sus amigos. Aparte de las partidas de los periódicos he hecho poco más. Tenía ganas de aprender algunas cosas así que me compraré alguno. El de Lasker me llama especialmente la atención.

Por cierto, que ya conseguí aquel de La pasión del ajedrez de Kasparov. Tiene muy buena pinta, pero los videos deben estar sueltos por la mula y no me aclaro muy bien ¿cuántos son?

Llosef dijo...

Creo que son 25 capítulos. Están fáciles de encontrar, creo, pero si no das con ellos o no con todos, me lo dices y te hago copia.

Lore dijo...

Una entrada muy interesante.
Y creo que tienes razón cuando comentas el tratamiento de la mujer en sus obras.
Irónica en cierto modo, e inteligente a la hora de tratar un tema tan delicado como ese, en una sociedad en la que la mujer no tenía derecho a ser oida por que se le presumía falta de capacidad para pensar.
Publicar una obra era casi imposible. Probablemente le fue muy dificil, y seguramente no utilizó su nombre.
¿Sabes si fue así?

Un saludo.

Llosef dijo...

Hola Lore. Gracias, ante todo, por detenerte a leer el comentario y dejar una palabras.

Y sí, estás en lo cierto: Elizabeth Gaskell, como se indica en el prólogo del libro, publicó todos estos relatos (salvo uno: no recuerdo cuál porque no lo tengo delante...) bajo seudónimo.

Lo que me gusta de la forma en que muestra a sus personajes femeninos es que poseen fuerza y carácter, pero nunca dejan de ser personas que viven en la época a la que pertenecen.

Saludos.

Llosef dijo...

En la "Nota al texto" al principio del libro se indica que todos los relatos en él incluidos se publicaron anónimamente salvo "La maldición de los Griffiths".

Anónimo dijo...

cumbres bres borrascosas no es de

charlotte bronte sino de emily

bronte

Llosef dijo...

Vaya, hasta ahora nadie se había dado cuenta...

¡Vamos, ni yo!

Gracias por el recordatorio. Fue un lapsus. Lo enmiendo ya mismo.

Saludos.

++Morticia++ dijo...

Ok.. ok... olvidé decirles mi correo
para los que quieran conocerme y poder intercambiar ideas pueden agregar a :
Claudia_mad90@hotmail.com
Saludos !

Lore dijo...

Vaya Vaya....

Acabo de darme cuenta que hace mucho que encontré tu blog, probablemente buscando información sobre Gaskell, y te hice una pregunta.
Qué cosas...

Porque esa Lore era yo, pero con otro vestido que hace mucho que tiré a la basura por estar desgarrado.

Llosef dijo...

Estoy convencido de que será un feliz reencuentro.

Tengo en mente más entradas dedicadas a la Gaskell (¡la adoro!), así que seguiremos comentando.