sábado, abril 09, 2011

Asfixiado en la jungla


Estoy escribiendo una historia para mi amigo Enrique Flores. Un guion para una historieta acerca de unos hombres atrapados y perdidos en la selva. Siento que soy yo el que está en verdad perdido y atrapado por cosas que no puedo controlar. Esta sensación debería ayudarme, pero me temo que ni por esas. Enrique se está abriendo paso a machetazos de color entre la espesura. Yo debería estar ayudando a despejar la senda, pero temo que la negra tinta de mi Pilot solo está emborronando nuestras huellas.

9 comentarios:

reuense dijo...

Por lo que veo, se trata de una historia ambientada en la selva sudamericana -¿Amazónica?- protagonizada por indígenes de aquellas tierras y por conquistadores españoles. ¿Son realmente exploradores y conquistadores, viajeros, colonos, recaudadores de impuestos, soldados que acuden en ayuda de alguien? ¿Los indígenes son realmente de aquella selva, o son auxiliares o esclavos de los españoles? Dependiendo de quienes sean, así se podra imaginar. Y estoy seguro de que algo interesante sacarás de todo esto.
¿Es una expedicion imaginaria, de un explorador real como Gonzalo PIzarro, Orellana o el loco Aguirre? Bien, espero que sepamos más de esa nueva aventura.

Llosef dijo...

Bueno, reuense, aciertas en casi todo... Solo pongamos en interrogante si seré capaz de sacar algo bueno de todo ello. En cualquier caso, gracias por tus palabras.

BORJA dijo...

Por lo pronto las imágenes de Enrique son preciosas, me gusta mucho el aspecto que le está dando. Yo apuesto por un gran libro.

Llosef dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Borja, en cuanto al trabajo de Enrique: espectacular. Ahí no hay dudas.

Aontos dijo...

Pues si, he de afirmar que sí. Don Enrique Flores y su paleta consiguen un magistral toque efectista que me encanta

grande maestro!!

H R L D

A princesa no xardín dijo...

Oiga, que aquí estamos para ayudarle a salir del atolladero, si es menester y nos llega la sesera. Yo creo que el resultado será impresionante y dará mucho que hablar (para bien, siempre para bien).

Y cambiando de tercio: menuda tormenta se avecina a Heidelberg!! No será un ataque adimensional de dos que me sé yo?

Llosef dijo...

Eso, David, palabras de elogio a Enrique y a mí que me vayan dando. Ya te pillaré por la calle, jejeje...

Princesa, sé que puedo contar con vos. Procuraré no abusar demasiado: ¡bastante hacéis ya, aunque no lo creáis!

Y no, por el momento no hay trazas de adimensionalidad en Heidelberg. Bueno, a no ser que nuestra embajadora allí (¡tú misma, jajaja!) esté por lanzar un ataque preventivo. Cuenta con nuestra total aquiescencia, por supuesto.

PAYMON dijo...

Por si le sirve de inspiración:
"... que acalla todo dolor y todo chillido de los animales de la selva y extingue el canto de los pájaros. Mejor dicho: los gritos de los pájaros, porque en este paisaje inacabado y abandonado por Dios en un arrebato de ira, los pájaros no cantan, sino que gritan de dolor, y árboles enmarañados se pelean entre sí con sus garras de gigantes, de horizonte a horizonte, entre las brumas de una creación que no llegó a completarse."
Podría ser Lovecraft pero es Werner Herzog.

Llosef dijo...

Pues... ¡Joder! No digo una tontería: se me acaba de ocurrir una cosilla leyendo esto de Herzog, jajajaja. ¡Gracias!