jueves, abril 28, 2011

Cuentos góticos, de Mary W. Shelley (1826-1851)


Puedes leer la reseña a estos cuentos de nuestra admirada Mary W. Shelley en la página web El antepenúltimo mohicano, bajo el título Los sueños oscuros de la madre de Frankenstein, AQUÍ.

SHELLEY, Mary. Cuentos góticos. Traducción de Elías Sarhan; prólogo de Agustín Izquierdo. 2ª ed. Madrid: Valdemar, 2006. 183 p. Gótica; 8. ISBN 84-7702-072-8.

6 comentarios:

Wolfville dijo...

Pues si solo somos unos pocos los degustadores de la Shelley "aparte de Frankenstein" tampoco vamos a quejarnos mucho. ¿Y lo bien que lo pasamos? Este librito y novelas como "El Último Hombre" son prueba suficiente de que hay vida más allá de la criatura prometeica. Mis favoritos "El Mortal Inmortal" (el tema del condenado a la inmortalidad siempre me ha interesado) y "La Transformación" (plagiada sin decoro por Anne Rice en uno de sus tochos vampíricos).

Un saludo!!

Llosef dijo...

¡Gracias por tu comentario, Wolfville! No he leído "El último hombre", pero caerá seguro tarde o temprano. ¿La has leído? ¿Qué te pareció? Enlazo tu blog, que no lo conocía y está requetebien. ¡Con William Hope Hodgson!!!

El Abuelito dijo...

Una reseña grande, que consigue lo que no se propone: que cualquier persona cabal se ponga ahora mismo a buscar el libro de doña María.

Y dice usted: "vivimos cometiendo el error de mirar más al pasado que a lo que tenemos delante" ¿Error? ¿Por qué error? ¿Dónde está escrito que el futuro tenga más valor que el pasado como opción vital? Yo hace tiempo que al pasado me fui, allá soy feliz, sin mala conciencia alguna, y no pienso volver, y creo sinceramente que es opción tan digna como cualquier otra, una vez uno se quita de encima la -impuesta y artificial- obligación de "estar al día" en los terrenos que interesan, en nuestro caso, la literatura y otros vicios menores. Una opción como cualquier otra, ni mejor ni peor, no deje que lo acomplejen los enamorados de lo actual. Hombre, hallará tal vez menos contertulios interesados en sus cosas, pero a la larga es inconveniente mínimo y subsanable...

Llosef dijo...

Abuelito, ¡muchas gracias por sus palabras! Contienen verdades como puños.

Siendo así, es obligado una breve explicación. ¿Por qué escribí esa frase? Bueno, nobleza obliga, debo confesar que hay tres motivos o razones detrás de ella, así si intento racionalizar.

Primero, fue en parte eso de decir lo contrario de lo que uno piensa para afianzarse en ello. Esto es, decir que es un error, lo que opinaría más o menos cualquiera, para reafirmarse a continuación en el mismo. Segundo, fruto también un poco de la rabia. Lo cual lleva a lo tercero, que es lo que usted explica tan bien en la última parte de su comentario. Y por eso le agradezco sinceramente sus palabras y las valoro en lo que valen: no debería sentirme acomplejado.

Si es sencillo, pero a veces...

Wolfville dijo...

Pues sí, lei "El Último Hombre" y es un disfrute para fans de la ciencia ficción decimonónica (todo más enfocado a la fantasia y con un punto de filosofía romántica, como no podía ser de otra forma). Si rebusca por mi humilde blog encontrará más info sobre la edición que encontré (de chiripa) en los madriles, además de algún dato más sobre el novelón en sí.

En cuanto a los que vivimos entre grimorios apolillados y apartados del mundanal ruido en los temas de ocio, me temo que sea una opción buena o mala para nuestra sociabilidad, es lo que hay. Yo soy un poco rara avis en esto del ermitañismo cultural, porque procuro estar (más o menos) al loro de lo que se cuece en cine, comics y literatura en nuestro tiempo presente. A veces es inevitable, porque muchas de esas cosas clavan sus raices en ese pasado que tanto idolatramos (caso de nuevas adaptaciones de clásicos infaltables o tebeos actuales sobre los superhéroes pulperos que definieron el comic), pero una cosa sí esta muy clara: De toda la morralla que me puedo leer al año, solo siento ganas de releer la del pasado más añejo. ¿Quién quiere leerse la última novela del español "nocillero" de turno cuando todávía no me he tragado las obras completa de Stevenson? ¿Y quiere novelas de misterio modernas (suecas o de donde sea) si todavía no solo no me he leido ni la mitad de las obras de Stanley Garderd o Rex Stout, sino que ni siquiera me he leido más que un tercio de las 80 y pico novelas de Agatha Christie?

En fin, que creo que nuestros sentimientos están más que justificados, que duda cabe.

Un saludo!!

Llosef dijo...

Wolfville, ahí has dado con lo importante: con lo que nos falta por leer de esos gigantes!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Leída su reseña sobre "El último hombre", solo puedo decir que... ¡Quiero leer ese libro ya! "Países enteros barridos de un plumazo": es que no me puedo esperar, no señor.

Y ya iré investigando más tranquilamente su blog, que veo por allí a Ewers, a James O'Brien y a Agatha Christie (la cual confieso es una de mis asignaturas pendientes, pero de las grandes!!! Cositas que he visto en su blog acerca de ella me han abierto el apetito...).