jueves, noviembre 03, 2011

La abadía de Northanger (1817), de Jane Austen



Puedes leer la reseña de La abadía de Northanger (Northanger Abbey, 1817) de Jane Austen, quien para el magnífico escritor italiano Pietro Citati era una "pequeña y terrorífica nihilista", opinión que compartimos absolutamente, en la página web El antepenúltimo mohicano, bajo el título La vida es la más siniestra de las novelas góticas, AQUÍ.


AUSTEN, Jane. La abadía de Northanger. Traducción de Guillermo Lorenzo. Barcelona: Alba Editorial, 2010. 287 p. Alba minus, clásicos; 14. ISBN 978-84-88730-03-9. 

10 comentarios:

Llosef dijo...

Princesa, tardé en cumplir, pero finalmente aquí está "Northanger Abbey".

Ricardo Signes dijo...

"La abadía de Northanger" es otra gran novela inglesa que parte de la lección cervantina del Quijote, que tan buenos réditos dejó por aquellas tierras. Comparto tu entusiasmo por esta pequeña joya, de apariencia frágil y amable, pero de una consistencia demoledora, y también tu tirria hacia esas adaptaciones zombiescas a las que te refieres -"Orgullo y prejuicio zombi" y demás tropa-, que resultan insulsas, torpes y superficiales frente a la carga de profundidad literaria de las novelas de Austen.

Nuria P. Yáñez dijo...

no suelo comentarte pero tus elecciones son estupendas.

debo darte las gracias porque estoy encantada con tu blog.

un criterio magnífico.

bs!

Felmanuel dijo...

Aprender a vivir es la experiencia más terrorífica que se puede llegar a conocer. Más que encontrarse cara a cara con un bicho lovecraftiano, con un vampiro transilvano, con un hombre lobo hambriento, con una pandilla de zombis con ganas de juerga... Llosef, estoy completamente de acuerdo con esta última reflexión que hace de colofón de tu apasionada reseña.

Y, como creo que ya te dije por otro medio, tu entusiasmo resulta contagioso.

Llosef dijo...

Como indicas, Ricardo, la influencia del Quijote en los escritores ingleses (también mucho en los alemanes, en polacos como Potocki...) es impresionante. No es para menos, porque por mucho que de niño uno le tome tirria por el colegio y sus obligaciones (no es lectura para niños, o al menos los de entonces, que nos obligaban a leer fragmento sí y fragmento también). Pero si uno se olvida de esto y se pone a leer El Quijote, descubre por qué es una obra inmortal, tremenda, divertida, dramática, maravillosa.

Nuria, muchas gracias por tu comentario. ¡No abandones si ves que aparecen varias reseñas que no te gustan! Me regañas, me corrijo y ya está. Abrazos, y gracias por estar ahí.

Amigo Felipe, y seguimos aprendiendo, que esto es un no parar. A veces es un horror, pero en fin, cuando sale bien... ¡Pero demonios, que salga bien más veces!!!

PAYMON dijo...

:)

Esta la tengo pendiente... (imperdonable)
Yo tampoco entiendo (ni quiero entender) toda esa avalancha de "bromas" zombis... mucho menos cuando cuando "usan" un material que creo que ni entienden ni respetan demasiado...
Y me encantan los zombies.

A princesa no xardín dijo...

Qué fantástico regalo!!! "Northanger Abbey" me lo leí al poco de llegar a Alemania... y nada me apatecería más ahora que prepararme una enorme tetera, ponerme el pijama, y devorar el libro de nuevo.

(Ay! Hoy estoy deprimida, acaba de terminar el workshop, dos días casi sin dormir por el nerviosismo, y una presentación [la mía] más bien desastrosa como resultado. Estoy en crisis! *Sniff*).

Llosef dijo...

Amigo Paymon: a mí también me encantan los zombies, por eso me da rabia que esta moda esté dejando tan pocas cosas buenas...

¡Y no, Prinzessin, vos no podéis veniros abajo! ¿Qué será de vuestros súbditos, desolados y desamparados sin su luz? Pronto le llegarán presentes que de seguro la alegrarán de nuevo. ¡Y no podemos creer que su presentación no fuera la mejor! Los espectros furiosos se revuelven en sus tumbas reclamando por la felicidad de su señora.

WOLFVILLE dijo...

No solo es un magnífico post sino que además coincido punto por punto en esa apreciación sobre la Austen. Para escribir estas obras hacía falta una gran cantidad de mala leche e ingenio a prueba de bomba, de ahi que se lean hoy tan bien como entonces.

Por cierto que me ha llegado especialmente la referencia a los asquerosos (en los dos sentidos) zombies decimonónicos, dado que yo también despotrico un poco sobre el tema en mi último post.

Un saludo.

Llosef dijo...

¡Es que ya es una hartura imposible! Menos mal que parece estar dejando alguna cosa buena. Me apunto el que comentas en tu blog de Holmes...