miércoles, agosto 11, 2010

RUR (1920) y La fábrica de Absoluto (1922), de Karel Čapek



Puedes leer el comentario a este libro del siempre genial Karel Čapek en la página web El antepenúltimo mohicano, bajo el título El fin de la humanidad en dos amenos y sencillos pasos, AQUÍ.


ČAPEK, Karel. RUR; La fábrica de Absoluto. Prólogo de Ricard Vela; traducción de RUR por Consuelo Vázquez de Parga; traducción de La fábrica de Absoluto anónima, revisión de Carlos Torres Moll. Barcelona: Minotauro, 2003. 270 p. Utopías. ISBN 84-450-7475-X.

8 comentarios:

Erekosse dijo...

Muy interesante reseña. Me lo apunto a ver si me lo puedo pillar. El mundo de los robots, androides, etc. siempre me ha fascinado.
Un saludo!

Llosef dijo...

¡Gracias Erekosse! Tiene su nota folletinesca, pero es que para mí eso le da más valor...

Minotauro saldó todos los libros, no eran muchos, de esa colección, así que si tienes un poquito de suerte igual lo encuentras a un precio que te dará una alegría.

A princesa no xardín dijo...

¡Otro autor que añadir a la lista, gracias! Todo lo que aborde temas como los límites entre el hombre y la máquina, o los intentos humanos por asumir el rol del dios creador me interesa.

Por cierto, ¿cómo es la serie "Dollhouse"? ¿Merece la pena? Es que soy de un difícil subido para eso de las series...

¡Y buen verano!

Llosef dijo...

Si esos temas te interesan, ambas obras te van a encantar, querida Princesa. Vas a disfrutar especialmente viendo cómo en ellas el hombre se dedica a jugar a eso precisamente: a ser dios. O peor, a tenerlo de jardinero en su casa...

Y Dollhouse... Pues bueno, si eres difícil para las series, no es la que te recomendaría. Yo te diría, de las clásicas, Los Vengadores y El prisionero, y Twilight Zone, cómo no. Del mismo Whedon yo prefiero Firefly y Buffy. ¿Viste Carnivàle, verdad? Porque ésa... En fin, ésa es especial. Y sobre todas ellas, como un cometa abrasador dejándome ciego parea todas las demás, Doctor Who. De verdad que te conviertes en un niño de nuevo viéndola. El sentido de la maravilla en estado puro. Y algún capítulo hay con robots... ¡Y con daleks!!!!

Adrián Moreno dijo...

Me encantó esta obrita de teatro. Gracias por recordármela, me han entrado ganas de re-leerla.
Un saludo Llosef, me gusta mucho tu blog

Llosef dijo...

¡Gracias, Adrián!

Merece la pena releerla. Y además supone tan sólo un ratito...

padawan dijo...

Vaya, no he leído "La fábrica de absoluto", tendré que hacerme con ella. RUR la leí (creo que) demasiado pronto y está pidiendo una relectura un poco más concienzuda.

Llosef dijo...

A mí me han encantado ambas. "La fábrica de Absoluto" tal vez algo errática, pero de lectura desbordante y tratando cuestiones bien importantes con una lucidez y un sentido del humor magistrales.