domingo, mayo 15, 2011

El NECRONOMICÓN de LLUÏSOT


Porque hay un Necronomicón de H. P. Lovecraft, el escrito por el árabe loco Abdul Al-Hazred. Pero hay otro más real, la obra ciclópea de alguien que estuvo al otro lado y convivió con estas criaturas que no surgieron de la mente del solitario de Providence, sino que son fruto de cómo él interpretó lo que vio. Este aventurero místico que estuvo al otro lado y volvió para contárnoslo fue el intrépido y visionario LLUÏSOT


Un viaje a la oscuridad que trajo de vuelta una de las interpretaciones más escalofriantes que se haya conocido nunca de este libro prohibido y secreto. Debes preparar tu mente, limpiarla de todo mal, pues solo un caminante con el corazón puro puede atravesar este mar de horrores y no salir dañado en el camino.




Sigue el enlace si aún no te ha abandonado el valor para admirar esta obra única y no temes sobrecogerte contemplando lo que otros ojos humanos no han sido capaces de soportar.


¡Se incluyen recetas de invocación para todas y cada una de las criaturas! (Recomendadas para reuniones familiares, de amigos, excursiones a la radio, al campo, a la ciudad y, en especial, como regalo de cumpleaños para tu jefe).


10 comentarios:

Pato dijo...

¡Maravilloso! ¡Guau! Vaya pasada de ilustraciones...

Llosef dijo...

¡Lo es, Pato! Un genio ilustrando a otro genio = GENIALIDAD.

Llosef dijo...

¡Pato! El caos de blogger borró tu comentario. Pero sí, la obra de Lluïsot es una gozada. El Necronomicón es impactante, pero no dejes de ver el resto...

Joaquín Huguet dijo...

Las imágenes son impresionantes. Hay una mezcla de larvas abigarradas y espectros sin forma. Me sugieren los dibujos de un anatomista, combinados con visiones pseudomísticas o, mejor dicho, pseudodiabólicas. Al verlas me han recordado un personaje de "Corona de Flores", un médico loco, llamado "Menelaus Roca", cuya mente es una carta celeste y que, al igual que el genio de Providence, odia la luz del día. Sufre de fotofobia y lo llaman el trasgo.

A princesa no xardín dijo...

Buf, qué maravilla!!!

Pero me asegura que si se lo regalo a mi jefe, los dioses primigenios se lo llevarán a las profundidades de los abismos marinos más oscuros, terroríficos e insondables que la mente humana pueda siquiera concebir? Me lo asegura usted? O Lluisot? Que alguien me diga que sí, por favor!!!

Llosef dijo...

Estimado Joaquín: me encanta que le haya gustado el fabuloso viaje de Lluïsot a ese otro mundo. En verdad que es impresionante. No conocía la novela que usted cita de Javier Calvo (he tenido que buscar en internet para conocer la referencia). Tampoco conocía las suyas. Le doy mi palabra de que en breve corregiré ambas faltas.

Querida Princesa: lamento comunicarle que por el momento a mí no me ha funcionado, aunque seguro que el genio de Lluïsot acabará por darnos alguna pista recóndita y secreta para conseguirlo. Y si no, no tema usted, que visitaré esas lejanas y gélidas tierras norteñas para sacudirle un buen garrotazo a su jefe en toda la cocorota... ¡al más puro estilo Bruguera!

sylvia dijo...

Su programa y blog son la leche. Enhorabuena (!)

Llosef dijo...

Oh, Sylvia, ¡muchas gracias! La colaboración en la radio tiene los días contados (exactamente 4). Pero el blog seguirá adelante.

PAYMON dijo...

:O Impresionante ¿No?

Llosef dijo...

Y los originales multiplican el impacto!!!