viernes, diciembre 24, 2010

La tontería aquella del artículo sobre Algernon Blackwood que nunca escribí




Cuando hace unos años la impresionante página dedicada a la literatura fantástica Cyberdark cerró, recibí una invitación para colaborar en otra. La idea era continuar una serie de artículos centrados en escritores de terror. Se dio por sentado que sería algo que yo realizaría de manera concisa y rápida. Si lo primero es algo que me resulta difícil, de lo segundo ni os cuento. Como me demoré unos dos eones en realizar la primera entrega, la invitación pareció perderse en la nada. Pude haber insistido en preguntar si mi colaboración les interesaba de verdad, pero como el ser insistente es algo que puedo saber que existe porque lo veo en los demás, pero en esencia se trata de una actitud del todo ajena a mi persona, pues todo quedó en nada. Ha sido curioso ver cómo, tiempo después, resulta que algo parecido es lo que estoy haciendo ahora en la radio. Total, dar la brasa hablando de lo que a uno le gusta es lo que hacemos todos.

En fin, el primer escritor que elegí para ese artículo que nunca llegué a escribir fue el genial Algernon Blackwood. En mi Cuaderno 15 dejé apuntadas mis opiniones sobre los cuentos que me fui leyendo o releyendo, según el caso, y dejando ideas de cómo estructurar el artículo final. Fijaos qué dislate que para una cosita que no debería, imagino, haber tenido más de una página, yo me había propuesto leerme, como mínimo, todos los relatos de Blackwood publicados en español. Jeje, sí, sí, soy el rey de los tontos, así que tontos de todo el mundo inclinaos ante mí.

Si tenemos en cuenta que Cyberdark cerró en el año 2005, que el cuaderno en el cual apunté mis comentarios de los relatos que iba leyendo era el 15, que estos cuadernos en los que escribo gilipolleces sobre lo que voy leyendo van al ritmo de uno al año más o menos, y que recién acabo de comenzar el número 19, pues se puede adivinar que la fecha en que esto sucedió pudo ser el año 2006, o finales del 2005. Bueno, da igual. Esta entrada en el blog solo está para dejar constancia de que trabajé en ese artículo. Hace tiempo que fotografié estas páginas con la idea de hacer lo que ahora al fin estoy haciendo. Es como quitarme una pequeña espina, porque de vez en cuando me da por pensar que ojalá hubiera sido menos disperso y, por supuesto, independientemente de que le hubieran dado salida o no, lo hubiera terminado. Así que ya está. Aquí tenéis unas paginillas de uno de mis cuadernos súper secretos. No se los dejo hojear ni a mis sobrinos, así que no seáis pesados con que "vaya letra fea", con "cristo qué tachones", con "joder, no se ve el subrayado de los títulos de los cuentos" ni con "pues gracias por no escribirlo, gi...".  


















9 comentarios:

PAYMON dijo...

¡Que bonito!

Felmanuel dijo...

Pues me encanta la idea de apuntar en cuadernos todo tipo de detalles sobre lo que vas leyendo. Yo he procurado hacerlo (sobre todo, como una suerte de diario de mis lecturas), pero acabo desesperando, me aburro a mí mismo y consigue que le coja (indebida) manía a los libros que ande leyendo. Aunque, gracias a esta entrada, cabe la posibilidad de que me lo replantee, sí.

(Me mola cómo encuadras los títulos de los relatos de Blackwood. Que no se me olvide decirlo.)

Pato dijo...

Caray. Has hecho striptease, como hago yo en mi blog.
Me gusta mucho tu cuaderno.

A princesa no xardín dijo...

Pero pero pero... ¡¡¡esto es magnífico!!! ¡Menudo regalo navideño que acaba de hacernos! ¿Y dice que existen otros 18 cuadernos como éste? Esto se perfila como el inicio de una buena historia de misterio...

AUTODOLOR dijo...

Bonitos apuntes. Creía que ya nadie escribía a mano. Tengo por ahí un relato propio, sobre el lago de Taupo y Sub-Niggurat... A ver si lo encuentro..
Ayer soñé que te conocía. No miento.

4ojos dijo...

Apoteósica salida del armario...

Llosef dijo...

¡Gracias, Paymon!

Señor Fel, esperamos verlo!!!

Querida Pato: pues sí, un indecente striptease. Así es como me he sentido. Un poco, al menos, con la consabida vergüenza que me da. Por eso he tardado años en decidirme a ponerlo aquí...

Estimada Princesa: sin duda le da usted más valor del que merece. Pero viniendo de quien viene, lo valoro en lo que vale. Mucho. Y gracias.

AUTODOLOR: queremos leer ese cuento!!!! Si soñó conmigo, me temo que se trató de... ¡UNA PESADILLA!

Y señor 4ojos: no se preocupe, que ya he vuelto a encerrarme en él.

sylvia dijo...

Guau, me ha encantado encontrar esta joya de tus cuadernos!! Y ya me he reservado tiempo para descubrir a este autor.

Llosef dijo...

¡Muchas gracias Sylvia! Igual otro día me animo y hago otra entrada semejante a esta, aunque creo que estos cuadernos tienen más interés si digo que no los abriré nunca más que si de verdad comienzo a enseñarlos, jajaja, no sé si me explico... Pero lo de verdad importante es que te hayas animado a leer a Blackwood, un escritor sensacional que seguro te gustará. ¡Abrazos!